Esta semana se ha puesto en funcionamiento en Ningbo, China, el punto de carga más rápido del mundo para autobuses eléctricos. La infraestructura que se puede comparar con un brazo móvil, puede cargar totalmente las baterías en 10 segundos.

En Ningbo, el autobús eléctrico operará por una ruta de 11 km con 24 paradas. Se podrá recargar el vehículo en cualquier punto estratégicamente ubicado de forma que no sufra problemas por su autonomía.

06-8-15 Bus

La recarga en 10 segundos es posible no solo por las características del punto de carga, sino también por la tecnología del propio autobús eléctrico. Sus características le permiten reducir el consumo de energía en un 50% comparado con un autobús convencional.

El vehículo lleva incorporado unos supercondensadores, fabricados a partir de material de carbono de alto rendimiento. Pueden ser recargados más de un millón de veces sin afectar demasiado a su vida útil, que es aproximadamente de 12 años. Así mismo, logra adaptarse a diferentes condiciones ambientales de -40 a 65 grados centígrados.

A falta de confirmación, se prevé que en los próximos tres años un total de 1.200 autobuses equipados con la misma tecnología e infraestructura de recarga serán utilizados para el transporte público en la localidad de Zhejiang.

Fuente: Electric Vehicle News