Barcelona ha aprobado el plan de “Estrategia para la movilidad  Eléctrica 2018 – 2024” con el que prevé una total electrificación de la flota municipal de vehículos durante los próximos años.

La Ciudad Condal quiere convertirse en una de las grandes capitales verdes en Europa y por ello seguirá apostando por electrificar todos los vehículos pertenecientes a la flota municipal. El ayuntamiento estima que en 2024 el 80% de la flota será eléctrica, superando así el 35% actual y el 50% de 2020. No obstante, no será hasta 2030 cuando se llegue al 100%. La gran parte de la flota pertenece a la recogida de residuos, limpieza, agua, iluminación y la empresa pública BSM.

barcelona-movilidad-electrica

Respecto a la flota de autobuses públicos, 2018 terminará con 4 unidades completamente eléctricas, llegando a las 25 en 2020 y a las 100 en 2024, lo que representará un 8% respecto al total de la flota. Según la estrategia, la total electrificación de la flota no será hasta 2040.

Otro colectivo que camina hacia la completa electrificación en la ciudad es el del taxi, el cual prevé que sea 100% eléctrico en 2040. A día de hoy, solo circulan 23 taxis eléctricos por Barcelona, pero el compromiso está en que en 2019 no se homologue ningún modelo diésel y en 2024, donde se prevé que ya hayan 800 unidades eléctricas, solo se homologuen modelos 100% eléctricos.

Además, el Ayuntamiento también seguirá optando por incentivar la compra de vehículos eléctricos en el caso de los particulares con el objetivo de alcanzar en 2024 los 24.000 vehículos eléctricos registrados en la ciudad. Actualmente solo existen 525, por lo que queda una gran tarea de concienciación y aprendizaje entre la ciudadanía.

Por último, la estrategia también prevé modificar el enfoque de la infraestrutctura de recarga, además de ampliarla, sobre todo en lo que a puntos de recarga rápida se refiere.