Barcelona, igual que Madrid, también parece estar dispuesta a luchar por la alta contaminación de una vez por todas. Por lo menos así lo ha asegurado el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), destinando 46 millones de euros para la lucha contra la contaminación atmosférica hasta 2019, a través de un nuevo plan que se concretará en 33 medidas específicas en ámbitos como la movilidad o el medio ambiente.

contaminacion-barcelona

El objetivo del plan es frenar la contaminación en la ciudad y su alrededor, donde a menudo se superan los niveles máximos de concentración de partículas en suspensión y de dióxido de nitrógeno permitido por Europa, y es por eso que entre todas las medidas que se aplicarán, hay dos que afectan positivamente en la movilidad eléctrica.

La primera de ellas es limitar el acceso de los vehículos más contaminantes en las rondas de la Ciudad Condal y en su perímetro interior, medida que se aplicará a partir de este mismo año cuando se den episodios de alta contaminación, pero que a partir de 2020 será permanente para los vehículos más contaminantes. La selección de vehículos se hará mediante el distintivo que la Dirección General de Tráfico ha ido enviando a cada uno de los conductores.

nissan-leaf-30-kwh-1

Por último, la segunda medida se centra en la infraestructura de recarga para los vehículos enchufables, la cual se verá ampliada para poder abastecer una demanda mayor de este tipo de vehículos.

Veremos cómo evoluciona el plan durante estos próximos años, pero lo cierto es que las dos grandes ciudades españolas ya se han puesto seriamente manos a la obra para cambiar la movilidad.

Fuente: AMB