La capital catalana, una de las ciudades europeas que más está apostando por la movilidad eléctrica, comienza el 2015 con más de trescientos puntos de recarga de acceso público repartidos por toda la ciudad. Así lo afirma el Ajuntament que mediante un comunicado ha anunciado la instalación de 182 nuevos enchufes en diferentes aparcamientos de B:SM.

Los nuevos puntos de recarga estarán destinados principalmente a turismos representando el 74%, aunque el 26% restante será para motocicletas. Estos 182 enchufes se sumarán a los 121 que ya existen en superficie y mantendrán, al menos por ahora, la gratuidad en el servicio.

Según fuentes municipales, los puntos que se instalarán ahora en los aparcamientos públicos podrán satisfacer la demanda de unos 250 abonados, así como de 125 usuarios de rotación al día. Estarán ubicados en plazas consecutivas y en las primeras plantas para facilitar su acceso y localización.

puntos_recarga_barcelona

Además, a lo largo de todo 2015 el consistorio tiene previsto crear otras 24 instalaciones que supondrán 40 puntos adicionales de recarga. Actualmente, la oferta privada –aunque de uso público– ubicada en centros comerciales y hoteles se calcula que supera el centenar en toda la ciudad.

A pesar de que son muy buenas noticias, Barcelona sigue enfrentándose al reto de la electrificación del transporte privado y de mercancías. Por un lado, la implantación de más puntos de recarga rápida para situaciones de emergencia y la puesta en marcha de un sistema centralizado de gestión, en el que ya se está trabajando para que el acceso de los usuarios sea cómodo.