A pesar de que el Coronavirus está dejando datos devastadores en cuanto a vida humana por todo el mundo, existe una parte positiva a causa del confinamiento que está dando una lección a todo el mundo. Hablamos de la contaminación en el aire, la cual se ha reducido drásticamente por el poco tráfico que se está registrando durante este periodo.

Con ello queremos dejar claro que esta situación no es para nada beneficiosa para todos nosotros y nuestro día a día, pero sí que nos ofrece una lección de como actuar una vez termine esta pesadilla.

Entrando en números y según un estudio de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), la contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2) se ha reducido en un 64% de media en España, siendo las ciudades de Barcelona y Madrid donde más se ha notado este descenso, sobretodo en los días de fin de semana, cuando la poca actividad laboral cae por completo. También descienden las emisiones de CO2, responsables del calentamiento del planeta y que en gran medida salen del uso de combustibles fósiles, lo que evidencia todavía más la necesidad de evolucionar hacia un mundo más sostenible que mitigue los efectos de la contaminación atmosférica.

El ejemplo más reciente de esta reducción ha sido China. Tal y como se muestra en la imagen inferior, los niveles de NO2 han bajado drásticamente durante el mes de marzo de 2020 respecto al mismo periodo del año anterior, dando un respiro a un país que se encontraba saturado en términos de contaminación.

No obstante, y por suerte, dentro de unas semanas o meses llegará el día que la movilidad vuelva a normalizarse y los niveles de contaminación subirán exponencialmente, pero quizá este periodo de confinamiento nos logra hacer entender que necesitamos ciudades libres de contaminación, que necesitamos soluciones inmediatas para que los ciudadanos ganen en calidad de vida.

Todo esto también debe de ir acompañado de unas políticas que fomenten y faciliten la circulación sin emisiones. Veremos que es lo que ocurre finalmente, pero lo cierto es que estamos ante un momento idóneo para aprender, analizar y entender cómo podemos mejorar nuestras vidas emitiendo menos gases contaminantes.