El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó hace unos días la renovación de la flota de autobuses de gestión indirecta, una tarea presupuestada con 68 millones de euros y que prevé renovar 165 autobuses durante los próximos dos años.

Todos los autobuses que se introducirán serán sostenibles, siendo 140 híbridos y 25 eléctricos puros. Esto hará aumentar el ratio de autobuses ecológicos en gestión indirecta, pasando del 2% actual al 25% en 2019. Actualmente, el AMB dispone de 700 vehículos en gestión indirecta, siendo el 98% de motores diésel.

amb-autobuses-electricos

De los 165 nuevos autobuses, 135 serán para los servicios integrados, mientras que los 30 restantes serán para el servicio hacia el Aeropuerto llamado Aerobus.

De este modo, el objetivo es mejorar la calidad del aire del Área Metropolitana de Barcelona, reduciendo el número de vehículos diésel. Movimientos como estos son esenciales para garantizar el buen funcionamiento de las atmósferas urbanas, las cuales se encuentran en plena saturación de gases contaminantes. No obstante, todavía queda mucho por hacer ya que el objetivo final debe ser la electrificación de todo el servicio de autobuses.

Fuente: AMB