No es ningún secreto que los vehículos eléctricos representan un gran paso hacia adelante para la reducción de la contaminación atmosférica, la cual está creando muchos problemas que afectan directamente a nuestra salud y al clima de todo el mundo, pero también es cierto que ahora mismo no estamos preparados para afrontar una alta densidad de este tipo de vehículo. En este sentido, la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) ha publicado un estudio donde detalla los pros y contras en una Europa con un gran porcentaje de vehículos eléctricos.

Dicho estudio, además de profundizar sobre la reducción de gases contaminantes en un uso habitual de vehículos eléctricos, también plantea que el uso generalizado de este tipo de vehículos podría suponer algunos problemas con la red eléctrica de Europa, la cual quizá no estaría preparada para satisfacer la demanda creciente. Sin duda, los coches eléctricos son esenciales para que el viejo continente pueda cumplir su propósito de reducir en un 80-95% las emisiones contaminantes en 2050, aunque a día de hoy no estamos preparados todavía para este cambio.

coche-electrico

El estudio simula que en el 2050 los vehículos eléctricos supondrán el 80% de toda la flota de la Unión Europea, cifra que significaría generar mucha más electricidad para poder satisfacer la recarga de todos esos vehículos, lo que, consecuentemente, también conllevaría más demanda de carbón y mayores emisiones en la producción de energía.

No obstante, la reducción de las emisiones de los vehículos con motores de combustión sería mayor que el aumento de las emisiones en el sector de la producción de energía, aunque los países que tengan una densidad más alta de centrales para esa producción, el beneficio del vehículo eléctrico no será tan acentuado.

Sin duda el aumento de los vehículos eléctricos en los años que vendrán, planteará un gran desafío para la capacidad de producción de energía en Europa, la cual verá como la demanda irá creciendo a un ritmo continuado. No obstante, los hogares y los lugares públicos también deben de ir evolucionando hacia una máxima eficiencia para que así la convivencia entre todos sea lo más sostenible posible.

Para una información más detallada podéis consultar el enlace de la EEA.