Mientras los grandes fabricantes de vehículos van jugando con autonomías no superiores a 500 – 600 kilómetros, hay pequeñas empresas que aprovechan ese agujero para colarse y presentar proyectos que parecen inalcanzables pero que ellos consiguen hacer realidad. Un ejemplo de ello es NanoFlowcell Holdings, quien en el próximo Salón de Ginebra dará a conocer el Quant 48Volt, un prototipo que llevará más allá el concepto de vehículo eléctrico.

Su gran baza es una batería de flujo, lo que supone juntar electrolitos líquidos (uno positivo y otro negativo) y así no tener problemas de autonomía y recargas. Al recargar esos electrolitos, el coche puede disponer de un alcance y una recarga similar a la de un modelo de combustión. Además, esta tecnología no es inflamable ni tóxica, por lo que su uso podría estar en consideración.

nanoflowcell-quant-48volt

Con esta base, el Quant 48Volt asegura nada menos que 1.000 kilómetros en cada recarga, la cual se efectuaría de forma rápida ya que solo necesitaría agua salada. Pero le modelo no se termina ahí, ya que además asegura también grandes prestaciones propias de los mejores superdeportivos. Hablamos de cuatro motores eléctricos que rinden 140 kW cada uno, es decir, un total de 560 kW, 763 CV, pudiendo superar los 300 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h por debajo de los 2,5 segundos.

Poco más se sabe de él, ya que el resto de datos se facilitarán en el Salón de Ginebra, donde se verá por primera vez y se conocerá si este prototipo tendrá o no posibilidad de convertirse en un modelo de producción.

Fuente: NanoFlowcell