La secretaria de Estado de Energia, Sara Aagesen, y el director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), Joan Groizard, han anunciado que el Plan Moves, para incentivar la compra de vehículos de energías alternativas y la implementación de la infraestructura de recarga, se aprobará a finales de mayo o a principios de junio.

A pesar de la crisis sanitaria actual del Coronavirus, la movilidad eléctrica tiene previsto seguir su curso y la nueva edición del Plan Moves se aplicará más pronto de lo esperado. Este anuncio se ha producido en un 'webinario' organizado por la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), y una de las grandes novedades es que se eliminará de la obligación de achatarrar un vehículo antiguo.

No obstante, el achatarramiento del un vehículo antiguo de más de 10 años tendrá un impacto directo en el importe de la ayuda del nuevo vehículo de energía alternativa. En este sentido, si se aporta un vehículo para achatarrar la ayuda oscilará hasta los 5.500 euros, mientras que en caso contrario la ayuda oscilará hasta los 4.000 euros.

Otra novedad del nuevo Plan Moves es que se flexibilizarán los porcentajes del presupuesto, los cuales se dividen en cuatro columnas: compra de vehículos, servicios de bicicletas compartidas, infraestructura de recarga y planes de movilidad para empresas. En 2019 la partida para el primer bloque, la compra de vehículos, era de hasta el 50% del total del Plan, mientras que en esta edición se ampliará hasta el 70%. Además, se facilitarán las adquisiciones por Renting.

Igual que en el año pasado, el reparto de fondos se hará entre las Comunidades Autónomas, por lo que probablemente las ayudas no estén disponibles hasta los meses de Julio o Agosto, momento en el que se supone que la situación del Coronavirus estará más normalizada. La partida total del Plan Moves se espera que sea de 65 millones de euros.