Ayer fue un gran día en Stuttgart, por lo menos a lo que al vehículo eléctrico en Europa se refiere. Ford, BMW, Daimler y el grupo Volkswagen (incluyendo Porsche y Audi) firmaban una alianza histórica que, de buen seguro, cambiará por completo el futuro inmediato de la movilidad eléctrica gracias a la construcción de una red de recarga rápida que se extenderá por todo el continente.

Al estilo de Tesla con sus supercargadores, esta unión pretende crear un frente común para asentar, de una vez por todas, la movilidad eléctrica en Europa. Se instalarán miles de puntos de recarga de hasta 350 kW de potencia y empezará durante el próximo año 2017 donde se empezarán a identificar los sitios donde emplazar los distintos puntos, los cuales se situarán a lo largo de grandes carreteras y autovías para facilitar los trayectos de largo alcance para los vehículos eléctricos.

alianza-europa-puntos-recarga-rapida

La idea es que en 2020 los conductores sostenibles ya tengan todos los puntos instalados para así poder realizar sus largos trayectos sin ninguna angustia en cuanto a la recarga, con la ventaja, además, de que éstas sean rápidas, hasta el punto de llegar a emular lo que tarda un vehículo de combustión al repostar, aunque esto último sea quizá algo a largo plazo.

El formato escogido es el CCS Combo con hasta 350 kW, por lo que los vehículos deberán estar preparados para poder acceder a esa potencia y conseguir una recarga de 300 kilómetros en solo 20 minutos.

Sin duda esto es una gran noticia para la movilidad eléctrica en Europa, aunque podría ser mejor si otras fuerzas como Renault-Nissan optaran también por abandonar sus sistema de carga y unirse al CCS Combo para así poder crear una estructura mucho más fuerte y unida con un objetivo en común.