BMW ha paralizado todas las ventas del i3 en Estados Unidos a causa de un problema de seguridad que podríamos considerar de surrealista cuando detectó en las pruebas NHTSA un problema que se produce en caso de accidente frontal y a un número de personas reducidas.

Las personas afectadas són aquellas mujeres que no midan más de 1,50 metros, no pesen más de 50 kg de peso y que conduzcan sin cinturón. Con estos requisitos, estas personas podrían sufrir daños en el cuello, algo normal, podríamos pensar, viajando sin el sistema de retención obligatorio. No obstante, BMW ha decidido paralizar el modelo en el mercado estadounidense hasta que no se solucione este asunto, el cual afecta a 30.542 unidades, 29.383 de los cuales ya están en manos de sus propietarios y 1.159 que todavía permanecen en los concesionarios en stock.

bmw-i3-2018

Sin duda esta gran llamada a revisión es algo surrealista ya que en Estados Unidos es completamente obligatorio llevar el cinturón de seguridad, por lo que este problema en teoría nunca debería de aparecer. Además, la solución es bien sencilla, utilizar siempre el cinturón.

Por el momento, y a pesar de que todos los BMW i3 salen de la misma fábrica, este problema no ha trascendido más allá de Estados Unidos, por lo que no se espera una llamada a revisión a nivel global.

Fuente: Electrek