Este año, la segunda edición de la Feria del Vehículo Eléctrico de Madrid VEM 2016 ha atraído la atención de miles de ciudadanos, pero también de multitud de empresas que están empezando a ver las ventajas de implantar la movilidad eléctrica en sus negocios. Y es que los beneficios de apostar por el transporte sostenible eligiendo flotas de vehículos eléctricos son muchos y muy diversos; hoy nos vamos a centrar en tres de las ventajas más interesantes para el sector empresarial: el ahorro económico que implica la movilidad eléctrica, los beneficios que implica para la salud de los habitantes de los núcleos urbanos y la importancia de proyectar en el mercado una imagen de empresa ecológica, sostenible y comprometida con el medio ambiente y con la sostenibilidad de los recursos.

EAS6324

Movilidad eléctrica = ahorro económico

En función del sector al que pertenezca la empresa, el coste de combustible y mantenimiento de sus flotas de vehículos puede variar, pero lo que no cambia es que las facturas suponen un coste mensual considerable (ojo que decimos “coste”, no “inversión”). De forma resumida, optar por la movilidad eléctrica supone para la empresa:

- Dejar de pagar costosas facturas de mantenimiento de vehículos indispensable en los medios de transporte a motor.

- Ahorrar mucho dinero en combustible tradicional sujeto a las fluctuaciones del mercado.

2

Movilidad eléctrica = salud

Una de las virtudes más destacadas de la movilidad eléctrica y que se deberían difundir más es su repercusión en la salud de las personas que residen en centros urbanos y, también, en la salud de los conductores de vehículos convencionales. Desde el punto de vista de la salud, el uso de vehículos eléctricos por parte de empresas y particulares minimizaría:

- La contaminación ambiental: la reducción de emisiones de gases efecto invernadero se traduciría inmediatamente en un aire más limpio y saludable también en las grandes ciudades.

- La contaminación acústica: el ruido incesante de los motores de los vehículos convencionales tiene un serio efecto en la salud emocional de los habitantes de núcleos urbanos (estrés, angustia, desconcentración a la hora de trabajar o de estudiar, etc.).

1

Movilidad eléctrica = imagen de empresa comprometida

Si te fijas en las grandes empresas, verás que la mayoría de ellas cuentan con importantes medidas ecológicas y de aprovechamiento de recursos en sus políticas de RSC – Responsabilidad Social Corporativa -. La tendencia por ser una  empresa verde o una empresa ecológica, respetuosa y sostenible surgió por necesidad, pero hoy en día se ha convertido en un requisito que deberíamos cumplir todos, incluidos los empresarios.

Una empresa pequeña, mediana o grande puede hacer muchísimas cosas para preservar el medio ambiente, desde utilizar medidas de control de energía, a promover campañas de reciclaje entre sus empleados a, por supuesto, promover la movilidad eléctrica en el seno de su organización.

Convencerse de que la movilidad eléctrica es una opción interesante, concienciar a los directivos, a los empleados, a los accionistas y a los clientes de que elegir medios de transporte sostenible es posible y vehículos que utilicen la electricidad como combustible verde es un reto para las empresas de nuestro país. Un reto que tiene su recompensa económica.  ¿Quieres saber por qué?

Os facilitamos un enlace de descarga para un guía gratuita que es interesanteALQUILER DE MOTOS ELÉCTRICAS, la clave que multiplicará los beneficios de tu empresa