Ante el gran crecimiento que está experimentando el vehículo eléctrico, el Gobierno ha anunciado que en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 hay una partida de 50 millones de euros destinada a la compra de vehículos de energías alternativas, así como a la implementación de infraestructura de recarga, lo que popularmente llamaríamos como Plan MOVEA 2018, aunque todavía está por decidir el nombre definitivo.

Teniendo en la retina los 35 millones del Plan MOVALT 2017 se agotaron en apenas 24 horas y ante la creciente demanda, estos nuevos 50 millones de euros seguirán siendo, muy posiblemente, insuficientes. No obstante, también habrá una partida de 16,6 millones de euros que estarán destinados a actuaciones de fomento de la movilidad sostenibles.

plan-movea-2018

Algunas asociaciones ya han advertido que los 50 millones de euros son insuficientes y que la solución real estaría en la aplicación de medidas más permanentes, algo que ya comentamos hace algún tiempo. Un buen ejemplo de ello es Canarias, quien decidió hace poco eliminar el IVA en los coches eléctricos, una ayuda que puede alargarse en el tiempo y que, además, es también un gran ahorro económico para el comprador.

Además, los países vecinos como Francia, Alemania o Reino Unido, también han apostado por ayudas mucho más cuantiosas, algo que ha funcionado notoriamente bien dadas las buenas cifras de ventas de los citados países.

A pesar de que la partida ya esté redactada, cabe esperar todavía a la aprobación de dichos presupuestos, algo que a día de hoy todavía está un poco lejos de producirse ante las diferencias entre los distintos partidos políticos.