Mientras que en España seguimos sin Plan MOVEA para este mismo año, otros países no paran de incentivar la movilidad alternativa. Un ejemplo de ello es el Reino Unido, quien pretende dar un nuevo impulso a los vehículos sostenibles a través de un nuevo programa de incentivos en la ayuda para crear una industria firme de fabricación de baterías en territorio británico.

La inyección será de 100 millones de libras, unos 118 millones de euros, y servirá para poder seguir investigando y desarrollando una industria que será crucial durante los próximos años. El destino de estas ayudas no serán otras que grandes empresas británicas, como Williams, las cuales podrán, de este modo, afrontar un futuro que se presenta apasionante.

ayudas-electricos-reino-unido

Además, es también una forma de retener a las marcas locales para que éstas no busquen suministros fuera de sus fronteras, sino que directamente creen y produzcan sus propios recursos. Esto es debido al miedo de que por ejemplo Jaguar-Land Rover o Mini decidan irse a otros mercados para fabricar sus baterías, algo que estarían contemplando ante un escenario económicamente incierto como el Brexit.

BMW y Ford también han decidido colaborar con este programa de ayudas en la parte de la formación apoyándose en universidades para conseguir formar a jóvenes con el propósito de que salgan bien preparados para afrontar con garantías el reto eléctrico que plantea el escenario automovilístico actual.

Sin duda esta noticia es un gran estímulo para una industria que será fundamental en los próximos años y que creará miles de nuevos puestos de trabajo.