Ya sabemos que la movilidad eléctrica es la clave para el futuro de los distintos vehículos, todas las marcas empiezan a focalizar sus esfuerzos hacia esa dirección, ayudadas en parte por el respaldo de los distintos gobiernos de cada país. Lo vimos con Alemania y la red de carga ultra-rápida (entre otras medidas y subvenciones), y lo vemos ahora con el Reino Unido, quien dedicará 460 millones de euros para el desarrollo del vehículo eléctrico y conducción autónoma.

El encargado de dar esta generosa noticia económica respecto a la movilidad alternativa ha sido el ministro británico Philip Hammond, quien, además, ha asegurado que la instalación de puntos de recarga será completamente gratuita durante el primer año.

Nissan LEAF se asocia con Uber para el desarrollo de un proyecto

El país británico es uno de los que ha visto como las ventas de coches enchufables crecían más rápidamente en los últimos dos años, con unas expectativas que hasta han causado cierto asomo. El máximo exponente de ello sea quizá el Nissan Leaf que, desde 2013, se fabrica en la planta que la marca japonesa tiene en Sunderland, manteniendo la confianza de Nissan a pesar del ya conocido Brexit, y quién sabe si animando a Tesla a instalar en el Reino Unido su próxima fábrica europea.

Con esto, queda claro que España sigue demasiado por la cola en cuanto a ayudas para la movilidad sostenible, quedándose en unos ridículos y anecdóticos 12 millones de euros para el Plan MOVEA 2017.