Hasta el momento gasolina y electricidad son elementos completamente contradictorios en lo que al vehículo se refiere, pero aunque las posturas estén muy lejos, puede haber alguien que las junte. Y quien ha dado ese paso ha sido la petrolera Shell, que ha confirmado que a finales de este mismo año empezará a instalar puntos de recarga en sus estaciones de servicio de Europa.

Quizá esta noticia suene un tanto extraña, pero lo cierto es que los puntos de recarga situados en dichas estaciones pueden ser clave para la viabilidad de la movilidad eléctrica de largo alcance, permitiendo facilitar los recorridos. Además, también puede resultar un empuje económico para la empresa Shell, ya que durante el tiempo empleado para la recarga del vehículo eléctrico o híbrido enchufable el conductor puede traducirlo en un posible gasto de otros productos en tienda o cafetería.

shell-puntos-de-recarga

La primera fase de implementación de este proyecto se producirá en Holanda, para después desplazarse hasta las islas británicas, haciendo hincapié en las ciudades donde hay mayor concentración de vehículos eléctricos.

Sin duda este movimiento de Shell es un claro ejemplo de la dirección que está tomando el mercado, un giro que lleva hacia la total electrificación y hacia una reconversión de las tradicionales estaciones de servicio.