Skoda presentará en el Salón de Frankfurt (12-24 septiembre) el Vision E, su primer prototipo puramente eléctrico que será capaz de ser pilotado de forma autónoma en nivel 3.

Su diseño refleja las características distintivas del nuevo lenguaje de diseño para los próximos vehículos eléctricos que irá presentando Skoda. Cuenta con puertas de apertura opuesta, cuatro asientos giratorios individuales, cámaras en lugar de espejos retrovisores y un largo etcétera de novedades tecnológicas.

El interior está totalmente digitalizado con distintas pantallas repartidas por el habitáculo, creando una gran conexión entre el teléfono móvil y el vehículo. Además, cuenta con una gran tecnología que facilita la vida a bordo del modelo.

skoda-vision-e

Con una longitud de 4.668 mm, una anchura de1.924 mm y una altura de 1.591 mm, el Vision E presuma de una generosa planta. Debido a la larga distancia entre ejes de 2.851 mm y los cortos salientes delanteros y traseros, los técnicos fueron capaces de crear un interior muy espacioso.

Los motores eléctricos con una potencia total de 225 kW (306 CV) accionan las cuatro ruedas del concept car. Ofrece hasta 500 kilómetros de autonomía y una velocidad máxima de 180 km/h. Además, el Vision E permite una conducción autónoma a nivel 3. En las autopistas, el sistema permite que el prototipo acelere, conduzca, frene y evite obstáculos de forma autónoma. El piloto automático de aparcamiento encuentra plazas gratuitas y dirige el vehículo automáticamente. Respecto a la carga, ésta es por inducción.

La idea de la marca checa es sacar su primer vehículo enchufable en 2019, siendo este un híbrido enchufable, pero no será hasta 2020 que aparecerá el primer modelo completamente eléctrico. No obstante, y según la marca, en 2025 ya debería haber cinco modelos eléctrico que cubran los segmentos más significativos

Fuente: Skoda