Hace unos días os adelantábamos algunos detalles, y ahora, en el marco del Salón de Shangai, ya os podemos mostrar el Skoda Vision E, el prototipo de SUV eléctrico que adelanta el modelo de producción futuro y que abre el camino de la electrificación en la marca checa.

skoda-vision-e

Siguiendo la línea del I.D. Crozz de Volkswagen, este Skoda Vision E mide 4,6 metros de largo y cuenta también con unos trazos muy limpios que le otorgan un punto de estilo coupé. En el interior hay cabida para cuatro pasajeros, los cuales gozan de una amplia habitabilidad y modularidad.

Mecánicamente no hay muchas sorpresas, cuenta con un sistema de propulsión total gracias a dos motores, uno en cada eje, que le otorgan 307 CV de potencia, así como una aceleración de 0 a 100 km/h en 6 segundos. Sí, las mismas cifras que el Volkswagen I.D. Crozz.

skoda-vision-e-2

Respecto a la batería sí que hay algunas sopresas, según la marca habrá dos versiones una de 50 kWh de capacidad con 500 kilómetros de autonomía (sin especificar homologación), y otra de 80 kWh con más autonomía, aunque sin saber cuánta exactamente. Para la recarga, el Skoda Vision E tendrá un sistema de recarga por inducción, así como podrá recuperar el 80% de batería en 30 minutos mediante el sistema de carga rápida.

Pero este modelo quiere ir más allá y por eso es semiautónomo con un nivel 3 de autonomía, lo que supone la posibilidad de circular de manera autónoma por autopista, realizando adelantamientos y esquivas por sí mismo, aparcar y moverse solo en atascos.

skoda-vision-e-1

Con este Vision E, Skoda abre un nuevo camino que le tendría que llevar a un total de cinco modelos eléctricos y otros tantos híbridos enchufables en 2025, lo que supondría que una de cada cuatro ventas sería para una unidad eléctrica o híbrida, una idea que parece ser firme en todo el Grupo Volkswagen.

Fuente: Skoda