La movilidad eléctrica sigue evolucionando constantemente para que el vehículo eléctrico sea cada vez menos dependiente de un cargador ofreciendo más autonomía o cargas más rápidas. En esto último parecen estar trabajando diferentes fabricantes europeos con un proyecto llamado Ultra E que consistiría en montar una red de carga por todo el continente mucho más rápida de lo que hay ahora.

Las lenguas hablan de números superiores a 350 kW de potencia, lo que supondría poder recargar una autonomía de 300 km en solo 20 minutos. Esta cifra sería ideal para aquellos que no dispongan de cargador en su casa o que simplemente estén realizando un trayecto de larga distancia.

ultra-e-carga-rapida

De momento esto no es más que un proyecto que se encuentra en pañales ya que a día de hoy no hay modelo que pueda soportar tanta potencia de carga. No obstante, y habiendo diferentes fabricantes metidos en el ajo, es de suponer que pronto – a partir del 2018 – ya habrá modelos que acepten esa potencia de carga, aunque siempre se puede reducir dicha potencia para que todos los vehículos puedan adaptarse.

La idea es que este proyecto Ultra E empiece en 2018 con una primera fase que se implementará en Holanda, Bélgica, Alemania y Austria con un total de 25 puntos de recarga. A partir de ahí, y según su crecimiento, irá extendiéndose por el continente europeo. La mitad de su coste inicial - 13 millones de euros - estará sufragado por la Unión Europea ya que, como decíamos, es un proyecto con grandes nombres detrás como Volkswagen, Renault o BMW.

Fuente: Electrek