Desde hace poco más de un mes, tenemos el placer de contar entre nuestros colaboradores, con un referente de la movilidad eléctrica. Seguro que los usuarios de vehículo eléctrico y concretamente los fans de Tesla, habéis visto alguna vez alguno de sus videos. Se trata de Saúl Lopez, un orgulloso propietario de un Tesla Model S y un comunicador nato, que desde los países nórdicos nos mantiene informados día a día en su canal de youtube de todas las novedades del mundo Tesla. A continuación os presentamos un escrito que el mismo nos ha hecho llegar, donde reflexiona sobre como su vehículo eléctrico ha conseguido cambiar su forma de ver el mundo. Esperemos que os guste...

Siempre me han gustado los coches, desde muy pequeño. Tendría yo unos ocho años y ya me pasaba las tardes y los recreos jugando con esas cartas en las que había que elegir cuidadosamente las características técnicas del coche que tenías en la mano para compararlas con las de tus oponentes y llevártelas si las del tuyo eran mejores. Era muy bueno eligiendo el mejor consumo o la mayor potencia para ganarles a todos.

cartas-coches-consumo

Cuando vivía con mis padres en Bélgica y viajábamos en coche a España me pasaba las 16 horas que duraba el viaje observando los coches por la autopista, Si se nos hacía de noche, entonces jugaba a adivinar la cada marca y cada modelo tan sólo observando sus faros desde lejos. ¡Y los acertaba casi todos! Así de friki era, y así sigo siendo a día de hoy. Desde entonces, he sido capaz de reconocer cualquier modelo de coche con tan sólo ver una pequeña parte del mismo. Hasta que llegué a Noruega. Paseando un día por Oslo vi un coche aparcado que me pareció un Lotus, pero no lo era. “¿Qué demonios es?”, pensé. Era la primera vez en mi vida que me pasaba eso. Me acerqué, observé, leí “Tesla”, y me quedé perplejo al darme cuenta de que estaba enchufado a un punto de carga en la calle.

tesla-model

Esa misma tarde, al llegar a casa, lo primero que hice fue buscar en Internet. Y ahí descubrí a Tesla Motors. Pocos días más tarde me topé con un Model S circulando por la calle. Me quedé enamorado. Era un auténtico cochazo, parecido a un Aston Martin: precioso. A partir de ahí fueron meses de análisis, búsqueda de información, comparativas en Internet, cálculos e hipótesis, hasta que por fin me decidí probarlo. Y ahí ya no hubo vuelta atrás. En el preciso instante en que el coche empezó a moverse en el más absoluto silencio, y pisé el acelerador para, literalmente, aplastarme contra el respaldo; en ese instante cambió por completo mi percepción de los automóviles. Todo lo que había conocido hasta entonces, esos V8 que tanto había disfrutado y adulado (Ferrari California, Camaro SS, etc.) Todo eso quedó destrozado y pasó a formar parte del pasado. Acababa de experimentar la aceleración de un Tesla Model S.

model-s-tesla

Meses más tarde empecé a disfrutar de mi propio Model S y tras el subidón inicial de “mira qué cochazo me he comprado” empecé a darme cuenta de lo que de verdad significaba. Conducía a diario el buque insignia de la movilidad eléctrica, un coche producido por una compañía cuyo objetivo declarado no era hacer dinero, sino cambiar el mundo y acelerar la transición hacia el transporte sostenible. Acababa de meterme, casi sin saberlo, en una filosofía nueva. Me había embarcado en una misión: demostrar al mundo que los vehículos eléctricos son superiores a los vehículos con motor térmico y que además son mejores para el planeta en el que vivimos. Casi sin quererlo, me había transformado en embajador de la rEVolución eléctrica. Y por eso decidí crear un canal de YouTube sobre el Tesla Model S: para enseñar al mundo de lo que es capaz un coche eléctrico, y para explicar lo importante que es deshacerse de los coches con motor térmico. No quiero inundar este artículo de datos técnicos y especificidades del Tesla Model S. El que tenga interés por saber más cosas sobre este espectacular coche puede visitar mi canal de YouTube, donde encontrará más de 100 vídeos con explicaciones pormenorizadas de todos y cada uno de los aspectos del coche.

tesalamotors-model-s

Lo que sí me gustaría subrayar es que mi forma de ver el mundo ha cambiado desde que tengo este coche. Cuando te compras un coche de lujo, disfrutas enormemente de él: es como pegarse un capricho simplemente porque te hace sentir bien. Pero el beneficio se limita al ámbito estrictamente personal. Cuando te compras un Model S el placer es el mismo, pero además estás extendiendo el beneficio a la gente que te rodea. Y si además te propones lanzarte a la cruzada de intentar convencer a todo el que te rodea para pasarse al vehículo eléctrico, rápidamente serás tildado de loco. Pero en realidad, lo que eres, es un visionario. Tal vez suene a tópico, pero como visionario que soy, sueño con un mañana en el que todos los vehículos sean eléctricos, donde las ciudades no se vean invadidas por el estruendo del tráfico y donde el aire que respiremos sea aire limpio. Cuando miro a mi hija pequeña, pienso en ese futuro, y me reafirmo en la cruzada. De ahí que creara mi canal de YouTube, y de ahí que esté involucrado en múltiples proyectos relacionados con la movilidad eléctrica, trabajando muchísimas horas al día sin percibir apenas ingresos por ello. Por mi hija, por todos esos niños a los que tenemos la obligación de dejar un planeta en condiciones, por acelerar la transición al transporte sostenible. Porque tengo la suerte de conducir un Tesla Model S.

Gracias Saúl por tus palabras! Seguiremos trabajando juntos para conseguir un planeta mejor.