El coche eléctrico ha llegado para quedarse. Hace apenas 10 años hablar de un vehículo enchufable era prácticamente hablar de un fantasma pero ahora es hablar de presente y de futuro. El coche eléctrico se ha convertido en el eje principal a partir del cual todos los fabricantes están evolucionando, ofreciendo una amplia oferta de vehículos ecológicos que permitan mejorar la calidad del aire que respiramos en las ciudades

Y es que el vehículo eléctrico es una de soluciones en movilidad para reducir los altos niveles de contaminación, y por eso es el momento cambiar, de dar un nuevo paso en nuestra movilidad. Silencio, confort, amplitud, tecnología… son solo algunas de las características que conforman un vehículo eléctrico y por las cuales cada vez son más los conductores que se lanzan a por un coche eléctrico.

En este sentido, Volkswagen también quiere ser partícipe y líder de esta revolución eléctrica, por ello empieza un nuevo capítulo de su larga historia con el inicio de la familia ID. que agrupará a todos los próximos modelos eléctricos de la firma alemana, entre los que se encuentra el ID.3. Este coche eléctrico pretende revolucionar los cimientos de la automoción, tal y como ya hicieron otros grandes iconos de Volkswagen como el Beetle o el Golf. Pero para ello el ID. 3 no estará solo ya que a medida que avance el tiempo se irán acoplando otros integrantes de la familia ID. como el ID. Buzz, ID. Crozz e ID. Vizzion, todos ellos producidos a partir de la plataforma modular MEB específica para vehículos eléctricos.

El Volkswagen ID.3 estará disponible con tres opciones de baterías, con las que podrá alcanzar autonomías de entre 330 y 550 kilómetros, en ciclo WLTP, cifras más que suficientes para los recorridos diarios de la gran mayoría de conductores. No obstante, con un rango de 550 km se pueden completar también largas distancias sin preocuparse constantemente de la autonomía. De este modo, se rompe con una de las barreras que más preocupa a los posibles compradores.

Obviamente todo esto tiene que ir ligado también a una extensa red de recarga que permita recargar las baterías rápidamente para poder seguir con el viaje con la menor demora posible. Actualmente en España existen 4.650 puntos de recarga, aunque solo una pequeña porción del pastel pertenece a cargas rápidas igual o superiores a 50 kW. En este sentido, distintos fabricantes automovilísticos europeos, entre los que se encuentra Volkswagen, quieren mitigar este desajuste en la infraestructura mediante la red de recarga rápida IONITY, con la que el ID.3 podrá recargar a una potencia de hasta 125 kW, lo que supondrá que una recarga completa se realizará en solo 30 minutos, justo el tiempo necesario para descansar durante un largo trayecto.

A pesar de que la producción del ID.3 todavía no ha empezado – lo hará a finales de 2019 – los conductores que lo deseen ya pueden registrarse en www.volkswagen.es para obtener una de las primeras unidades del ID.3 1ST, una edición limitada a 30.000 unidades para toda Europa y que contará con la batería mediana de 58 kWh y 420 km de autonomía (WLTP), una oportunidad única para hacerse con una unidad exclusiva de un vehículo que marcará un antes y un después en la historia del automóvil.

Los interesados deben de dejar un depósito de 1.000 euros, que podrán recuperar en cualquier momento. Además de la batería media, el ID.3 1ST incluye un amplio y avanzado equipamiento tecnológico que facilitará la conducción y ayudará a que el vehículo sea un elemento mucho más seguro y confortable. Las primeras unidades se entregarán a los clientes a mediados de 2020. Así que ya sabes, si quieres un modelo eléctrico, con diseño vanguardista, con amplia autonomía y gran dotación tecnológica, no esperes más y reserva tu Volkswagen ID.3 1ST.