La decisión de compra de un vehículo es siempre una tarea enjundiosa. Estilo, capacidad, consumo, precio. Muchos factores y variables a tener en cuenta. A esto se le suma las nuevas iniciativas del gobierno de prohibir la comercialización de vehículos de combustión en un futuro o las restricciones de circulación y acceso a aquellos vehículos más contaminantes en el interior de las ciudades de más de 50.000 habitantes.

Desde Electromaps nos hemos propuesto facilitarte la tarea poniendo en valor algunas de las ventajas más destacables que ofrecen los vehículos eléctricos e híbridos enchufables. Se trata de un mercado que está teniendo un crecimiento interanual del 75%. En este sentid,o podemos encontrar en el mercado cada vez más variedad de modelos eléctricos e híbridos enchufables, todos ellos con autonomías muy mejoradas y, sobre todo, ampliando la oferta actual con el objetivo de ajustarse a todos los gustos de los consumidores.

Conducción Cero Emisiones

La mayor parte de los nuevos conductores que adquieren un vehículo eléctrico es por una cuestión de conciencia con el medio ambiente. Así se desprende del mayor estudio realizado sobre usuarios de vehículo eléctrico en España. La encuesta, que fue realizada por Electromaps, reveló que es la principal motivación de estos conductores. Y es que por cada vehículo eléctrico puro circulando se dejan de emitir hasta 2.100 kilos de emisiones de gases de efecto invernadero.

Aparcamiento gratuito en los servicios de estacionamiento regulado

En varias ciudades españolas podemos gozar de ventajas a la hora de estacionar un vehículo de cero emisiones. Es el caso de Madrid o Barcelona, por ejemplo, que permiten el aparcamiento gratuito a los vehículos con la etiqueta ambiental cero emisiones tanto en la zona verde como azul sin límite de horario y de forma totalmente gratuita.

Existen también otros municipios que también permiten este tipo de beneficios como Palma de Mallorca, pero también otras con jugosas bonificaciones en este sentido como en impuestos reducidos o incluso suprimidos como el de matriculación y circulación. Eso sí, en cualquier caso habrá que notificar nuestros datos en la Oficina de Estacionamiento Regulado para solicitar que registren el vehículo y nos concedan la autorización.

Otra beneficio muy importante para los propietarios de un vehículo eléctrico es la gratuidad de los peajes de las autopistas como actualmente sucede en Cataluña. Los usuarios registran su vehículo en el portal EcoviaT y obtienen un 100% de descuento en los peajes de las autopistas catalanas o un 30% cuando se trata de vehículos híbridos.

Consulta aquí las principales bonificaciones fiscales y ayudas al vehículo eléctrico.

Acceso libre a los carriles de BUS-VAO

Los vehículos con etiqueta de cero emisiones podrán acceder a los carriles destinados a aquellos vehículos de alta ocupación cuyo propósito es premiar el transporte colectivo frente al privado. En este caso, no es necesario ninguna acción más por parte del conductor, simplemente llevando el distintivo de “cero emisiones” sería suficiente.

Bonificaciones en el ITVM e Impuesto de matriculación gratuito  

Otra cuestión interesante es el precio del impuesto de tracción mecánica. En este sentido cabe aclarar que este impuesto grava precisamente los caballos fiscales que tiene el vehículo en cuestión de unos rangos ya estipulados. Corresponde a cada ayuntamiento del municipio en donde esté censado el vehículo cobrar esta tasa anualmente. De esta forma, están contempladas varias bonificaciones sobre este impuesto, una de ellas relativa al combustible que utiliza el vehículo premiando a los menos contaminantes.

Llegado este punto conviene recalcar que en los últimos tiempos cada vez más administraciones bonifican a aquellos vehículos cuyas emisiones son más bajas como sería el caso de los vehículos eléctricos. Ejemplos de ello son, por ejemplo, los grandes ayuntamientos como los de Madrid que aplica hasta un 75% de bonificación y Barcelona que descuenta un importe similar a este recibo municipal.

Otro ayuntamiento pionero en este sentido es el de Palma de Mallorca, que aplica otro 75% de bonificación para aquellos vehículos cero emisiones. También el Ayuntamiento de Zaragoza que aplica la misma ventaja fiscal al impuesto de circulación durante toda la vida útil del vehículo.

Por otro lado, el impuesto de matriculación también goza de bonificaciones. En algunos casos llega incluso a ser gratuito para los vehículos eléctricos.

Ahorro de coste de combustible

El segundo motivo que esgrimen los conductores en la adquisición de un vehículo eléctrico es el ahorro mensual en combustible. De hecho es una razón de peso. El ahorro en combustible es sencillamente abismal. Vayamos al detalle.

El coste de recorrer 100 km con un coche de gasolina equivaldría a 6,10€ si tomamos como base el precio del litro a 1,24€. En el caso del diésel, a 1,20€ el litro, tendríamos que pagar 5,04€ por esos mismos 100 kilómetros.

Y ¿cuánto cuestan esos 100 kilómetros en un eléctrico puro? Si la recarga se efectúa en horario nocturno, aprovechando la tarifa valle que la mayoría de comercializadoras ofrecen por 0,08€ el kWh, el coste es de 1,6€. Si tomamos la tarifa normal, que asciende a 0,15€ por kWh, el precio por recorrer esos mismos 100 kilómetros será de 3,09€. 

En este sentido, hay que decir que además del precio de los combustibles, hemos tomado como ejemplo el consumo de varios vehículos, por ejemplo aquellos con un consumo de 4,9L/100km en el caso de los gasolina y de 4,2L/100km en el caso de los diésel. El vehículo eléctrico tomado como ejemplo es el Nissan Leaf de 40 kWh, con 206Wh de consumo por kilómetro.

Cuando reina el silencio

Si bien el sonido del rodamiento de las ruedas es claramente apreciable cuando sobrepasamos los 50 kilómetros por hora, a velocidades inferiores reina el silencio durante la conducción. De hecho, es frecuente en aquellos que nunca se han montado en uno que al encender el contacto, no están seguros de si ya está en marcha, debido precisamente a esa ausencia de sonido de arranque ni de explosión propia de los motores de combustión.

En pruebas realizadas en el interior de un coche eléctrico, con un Nissan LEAF de 30 KWh concretamente, a una velocidad de 100km/h se registraron 55 decibelios, es decir el equivalente al sonido que haría el murmullo de un grupo de gente hablando a lo lejos.

Comodidad y confort en la conducción

Los vehículos eléctricos no tienen marchas ya que la sencillez y el modo de funcionamiento de un motor eléctrico no precisa de ellas para insertar la energía hacia las ruedas para provocar el movimiento. La energía se acumula en las baterías y, a través de la aceleración, se va traspasando a las ruedas transformándose en energía cinética. Por este motivo, la conducción es muy cómoda, más suave si cabe que la de un vehículo automático. De hecho, ésta sea quizá la mejor comparación. Un vehículo eléctrico se parece a un automático pero a diferencia de éstos su conducción es mucho más divertida y dinámica. Recordar que la aceleración de un vehículo eléctrico es muy potente. 

Por otro lado, al frenar la energía de frenado se convierte en electricidad, como en las ferrolineras y se recargan las baterías de forma automática. 

Menor coste de mantenimiento: revisiones y piezas

Siguiendo con el argumento anterior, la sencillez del motor eléctrico hace que las revisiones se concentren en el funcionamiento de las baterías para confirmar el rendimiento y eficiencia que mantienen a lo largo de los kilómetros recorridos.

En este sentido también se revisan elementos como las ruedas, los frenos y los discos de freno. También una serie de líquidos como los de freno o el limpiaparabrisas, o los filtros del aire acondicionado. 

Sin embargo, prescindiremos de tener que reparar o sustituir otros como son el aceite de motor y sus filtros, u otras piezas del motor de combustión como bujias o manguitos, o la correa de distribución porque no existen en los vehículos eléctricos. 

Una revisión periódica, por ejemplo, de un Nissan Leaf podría ascender a unos 100€, o a 70€ en el caso del Renault Zoe.

En definitiva, debido a la menor cantidad de piezas presentes en el motor de este tipo de vehículos hace de estas revisiones algo sencillo y menos costoso.