El Roaming o la Interoperabilidad en movilidad eléctrica es la funcionalidad que permite a los usuarios de vehículo eléctrico acceder y pagar desde una aplicación móvil en todas las redes de puntos de recarga. Todo ello sin tener que estar registrado en las aplicaciones de las empresas propietarias de los puntos de recarga. El roaming es una funcionalidad básica y regulada en muchos otros sectores desde hace años, como por ejemplo: en la banca o en las telecomunicaciones. Esta funcionalidad nos permite por ejemplo sacar dinero con nuestra tarjeta del Banco Santander en un cajero del BBVA, o también nos permite llamar desde nuestro móvil con una tarjeta Movistar a un teléfono con una tarjeta Vodafone. En el sector de la movilidad eléctrica, la interoperabilidad no ocurre en España y a día de hoy es necesario el uso de distintas aplicaciones para poder acceder a cada una de las más de 20 redes de recarga existentes en nuestro país.

La interoperabilidad en movilidad eléctrica nació como una necesidad para simplificar el acceso a los puntos de recarga de financiación mayoritariamente pública y de desarrollar la movilidad eléctrica. Vemos actualmente que en aquellos países donde se está regulando la interoperabilidad (indispensable para recibir subvenciones del estado) el índice de penetración de vehículos eléctricos es el más elevado. En países tan distintos en Europa donde la interoperabilidad está regulada y con rentas per cápita tan variadas como Portugal, Francia, Alemania, Holanda y Noruega, el índice de penetración de vehículos eléctricos este último mes de septiembre ha sido superior al 15% (ver gráfica). Por el contrario, en países como España o Italia donde la interoperabilidad no está regulada, el índice de penetración de VE ha sido inferior al 3%. La interoperabilidad importa, y mucho, aunque algunos sectores y empresas no lo quieran ver. En Electromaps siempre hemos sido partidarios de la interoperabilidad y llevamos años trasladando esta necesidad a las autoridades. ç

¿De donde venimos y hacia adonde vamos?

Para entender la Interoperabilidad, también llamada Roaming, debemos remontarnos a unos años antes de la misma para entender su desarrollo y como llegamos a la situación actual. Además de proyectar hacia donde puede desarrollarse el mercado.

Si nos remontamos al periodo compuesto entre 2009 y  2015, solían verse por aquella época unos cargadores que popularmente llamamos puntos de recarga (PDR) “tontos”. Este PDR era capaz de comunicarse básicamente con su empresa fabricante, y poco más. En este escenario veíamos típicamente como la Empresa 1 se comunicaba con el Protocolo 1, la E2 con el P2 y la  E3 con el P3.

Alrededor del 2012, la fundación holandesa Elaad suscita  el nacimiento del Smart charging o carga inteligente a través de un protocolo abierto, no propietario, para “promover futuras posibilidades para innovar, pues no es sencillo innovar con un producto cautivo” según las palabras de su fundador Onoph Caron. Nace así el OCPP (Open Charge Point Protocol).

Estos cargadores inteligentes constaban ya con un módulo de comunicación y un módulo de control. Control tanto de la energía entregada, como de identificación de usuarios. En este escenario se introduce la posibilidad del acceso a una plataforma de gestión mediante un teléfono móvil, promoviendo así el uso de diferentes Apps a través de la nube.

Llegamos así al periodo compuesto entre 2016 y 2018 cuando empiezan a madurar diferentes plataformas de interoperabilidad de origen público y privado. Entre ellas destacan Hubject, Gireve y eClearing. Son plataformas que aglutinan una escala de 300 CPO (Charge Point Operators) y unos 100.000 PDR. Su valor añadido es facilitar la comunicación de diferentes eMSP (electric Mobility Service Providers) con los diferentes CPO como una plataforma en la que comunicar y cerrar acuerdos de interoperabilidad/roaming, todo esto por un margen por cada recarga (por ejemplo: acuerdo con un CPO, porcentaje de una carga o una fee por conexión). En este escenario vemos eMSP1, eMSP2 y eMSP3 conectando con CPO1, CPO2 y CPO3 a través de las diferentes plataformas de interoperabilidad.

En este sentido, Electromaps estamos conectados con algunas de estas plataformas de interoperabilidad, lo que se traduce en que, mediante Electromaps, se pueda activar puntos de otros operadores, pero siempre bajo las condiciones de acceso (precio) de estos operadores, sin margen para una posible negociación que pueda mejorar dichas condiciones. 

¿Cómo se establecen los precios de la interoperabilidad?


En el futuro se vislumbran servicios y protocolos abiertos como el OCPI (Open Charge Point Interface) que permiten transmitir datos más precisos, seguros y menos fragmentados directamente entre eMSP y el CPO. Como por ejemplo: tarifas dinámicas inteligentes en vez de PDF y tablas de excel, información bidireccional para facilitar la atención al usuario final en vez de limitar al proveedor de servicios, servicios adicionales como cargas gratuitas pagadas por fidelización en tiendas físicas o virtuales de terceros, routing de una solicitud de servicio a través de nodos seguros descentralizados que buscan el proveedor de servicio final más cercano

Dentro de esta reflexión sobre el estado actual de la interoperabilidad a nivel mundial, desde Electromaps abogaremos por nuestra comunidad de usuarios, para entregar el mayor valor posible que entendemos al recibir feedback constante por el uso de nuestra App y nuestro foro de usuarios. Además de mantener el precio lo más bajo posible para el usuario final.

Creemos que el futuro, revisando el estado de la tecnología en mercados mucho más maduros que el español, pasará necesariamente por todos los servicios que aceleren el paso a la normalización de una movilidad más orgánica y sostenible. 

Para conocer más sobre la interoperabilidad: