A pesar de que los turismos son el segmento con más relevancia dentro de la movilidad eléctrica por su alta incidencia en cuanto a volumen y mercado, no hay que olvidarse del resto de vehículos, sobre todo de aquellos que tienen gran importancia en los desplazamientos diarios, ya sean por trabajo o por ocio. Es por eso que en Electromaps hemos querido ponernos a los mandos de la Nissan e-NV200 Evalia, la veterana furgoneta eléctrica de la firma japonesa que todavía hoy sigue siendo una muy buena alternativa dentro de su segmento.

De acuerdo, quizá vamos algo tarde en su prueba, pero, igual que el BMW i3, la Nissan e-NV200 sigue siendo un auténtica referencia y una de las furgonetas a batir en muchos aspectos.

A modo resumen, la Nissan e-NV200 se presentó en 2012 con la batería de 24 kWh, aunque desde 2018 equipa la de 40 kWh. Uno de los aspectos más reseñables es que su producción se lleva a cabo en Barcelona.

Diseño veterano, pero atemporal 

Seguramente la e-NV200 la tenéis más que vista en empresas de transporte o mensajería, ya que sus condiciones son idóneas para desplazamientos de entrega y recogida a nivel urbano, pero esta furgoneta va más allá y también cuenta con su versión "monovolumen" para pasajeros llamada Evalia que es justamente la unidad que nosotros hemos podido probar.

Su diseño es limpio, sin extravagancias, justo para su cometido, la funcionalidad y practicidad. Al mismo tiempo, el paso del tiempo no lo nota en exceso. Sí que es cierto que muchos otros fabricantes están ya empezando a promocionar sus nuevas furgonetas eléctricas, cuya imagen cuenta con un aspecto algo más fresco, pero la e-NV200 sigue manteniendo cierto protagonismo, aunque no le vendría nada mal una renovación facial, más que nada para ponerse al día y no quedarse atrás. No obstante, insistimos, sigue mostrándose bastante actual.

Donde sí que se nota el paso del tiempo es en las ópticas, no solo por su diseño, sino por ser completamente halógenas, algo que ya parece haber quedado en el olvido en los vehículos de nueva factura.

Respecto a la versión Evalia, se diferencia en exclusiva por la superficie acristalada tanto del lateral como de la parte posterior, que permite el acceso de la luz y que los pasajeros puedan observar su alrededor durante el trayecto.

En números, la Nissan e-NV200 Evalia mide 4560 mm de largo, 1755 mm de ancho y 1858 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2725 mm. Lo cierto es que son medidas contenidas para una furgoneta de 7 plazas, sobre todo en el ancho, pero esa es una de sus cualidades ya que le permite moverse con soltura en prácticamente cualquier situación.

Interior amplio, pero sin excesos

Por el contrario, esas medidas contenidas tienen su parte negativa y es el espacio interior. No me malinterpretéis, siete adultos pueden viajar perfectamente, aunque, por ejemplo, en una Mercedes EQV irán mucho más amplios. No obstante, el espacio es generoso y es sin duda una muy buena alternativa para una familia numerosa. La única pega es quizá el suelo ya que por las baterías queda elevado y la posición de las piernas no queda muy natural en las filas traseras, principalmente para estaturas de 1,80 metros para arriba. En las plazas delanteras el espacio es generoso y dos adultos viajan cómodamente, aunque estos asientos delanteros tiene una mala ubicación de la palanca para regular el respaldo ya que queda muy pegada al pilar B y cuesta poner la mano.

Todos los asientos son cómodos, pero tampoco esperéis la excelencia, sobre todo en el apartado de sujeción, pero al final cumplen su función de practicidad, que es de lo que se trata. El maletero (de apertura hacia arriba) con los siete asientos desplegados cuenta con una capacidad de 443 litros, pero si plegamos los dos asientos de la última fila, la capacidad aumenta hasta más allá de los 2.000 litros.

Algunos elementos del interior también son testigos del paso del tiempo, algo que queda reflejado con evidencia en la instrumentación tecnológica, como las pantallas. De hecho, la e-NV200 es muy simple en ese sentido, igual que el Leaf de primera generación, algo que queda plasmado en la cantidad de botones físicos, solución que se está perdiendo a marchas forzadas. El cuadro de instrumentos cuenta con la información esencial de batería y conducción, mientras que la pantalla de la consola central cuenta con toda la información adicional del vehículo, así como el contenido multimedia.

Los acabados tampoco buscan la excelencia ya que el interior de esta e-NV200 se basa en plásticos duros que no resaltan imagen de calidad pero que están bien resueltos y sin crujidos extraños.

Lo que sí que eché en falta son algunos huecos adicionales para guardar objetivos, ya que creo que, por el espacio, cuenta con pocos lugares para guardar cosas, sobre todo haciendo hincapié en la guantera, la cual tiene poca capacidad. No obstante, la parte delantera sin la intromisión de un túnel central genera un buen espacio para dejar nuestras pertenencias.

Potencia adecuada para una autonomía urbana

Una de las grandes bazas de los vehículos eléctricos es sin duda su potencia inmediata, y en esta e-NV200 Evalia, sin ser su cualidad más destacable, es importante remarcar ya que permite moverse con ella con gran soltura. Además, su peso de solo 1.694 kilos ayuda, no solo en la agilidad, sino también en la autonomía, sobre todo en un vehículo cuyo coeficiente aerodinámico no es precisamente una de sus virtudes.

La potencia la podemos moldear según si llevamos activado o no el modo ECO. Con este modo, la e-NV200 prioriza la eficiencia y recorta la incidencia del pedal derecho. En nuestro caso, y sobre todo por ciudad, nos hemos movido con este modo ECO por lo que podemos constatar que es más que suficiente para ese día a día. Aunque, si circulamos por autopista o carreteras secundarias, lo recomendable es desactivar el modo ECO.

En cifras, cuenta con una potencia de 80 kW y un par máximo de 254 Nm, con los que puede alcanzar una velocidad máxima de 123 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 14 segundos.

Respecto a la batería, esta tiene la conocida capacidad de 40 kWh (38 kWh útiles) con las que, según WLTP, debería alcanzar los 200 km. En la práctica y en nuestra prueba, en los trayectos urbanos con el modo ECO activado nos movimos entre los 14 y 15 kWh / 100 km, apoyados siempre con la máxima regeneración. De hecho, sólo cuenta con dos grados de regeneración, el normal que es con la palanca del cambio en posición D, y un segundo grado de máxima regeneración que se activa poniendo la palanca en modo B. No obstante, este segundo grado no es muy efectivo y no permite la circulación con un solo pedal, algo que por ejemplo sí podemos hacer con el Leaf.

Los problemas, por así llamarlo, llegan cuando salimos de la ciudad y alrededores y circulamos por autovías y autopistas. Durante el fin de semana pudimos viajar por este tipo de vías y a partir de los 110 km/h el consumo se disparaba de los 20 kWh / 100 km  hacia arriba.

En el trayecto de ida de 50 km aproximadamente y combinando ciudad, autopista y carretera secundaria, logramos un consumo medio de 17,5 kWh / 100 km. En ese caso fuimos sin prisa y priorizando la eficiencia, pero en el trayecto de vuelta (mismo recorrido) fuimos a ritmo alegre y subimos hasta los 19 kWh.

En este sentido, viajar con esta Nissan e-NV200 Evalia no es complicado, pero hay que tener en cuenta que la autonomía es limitada y tendremos que planificar bien las paradas para recargar ya que en estas circunstancias podremos realizar unos 150-160 km. En ciudad sí que podemos estirar hasta los 250 km, aunque siempre con el modo ECO, con retención en B, siendo cuidadosos y con el climatizador apagado.

Respecto a la recarga, cuenta con salida Tipo 1 para la recarga lenta o semirápida y CHAdeMO para la rápida. Con Tipo 1 podemos cargar a un máximo de 6,6 kW en una toma de Corriente Alterna, mientras que en CHAdeMO llegaremos hasta los 46 kW, pudiendo pasar del 20% al 80% en aproximadamente 40 minutos. Pero hay que tener en cuenta que a partir del 60% de capacidad, la velocidad de recarga empieza a bajar.

Conducción sencilla y cómoda

Hacía mucho que personalmente no conducía una furgoneta pero, más o menos, recordaba como era. Las que había conducido eran las típicas Ford Transit de combustión, rudas, de buen funcionamiento, pero altamente contaminantes, y la Nissan e-NV200 es prácticamente el polo opuesto.

Conducir la Nissan e-NV200 Evalia es sinónimo de tranquilidad, suavidad y facilidad, ideal para moverte con ella por la ciudad. Sus dimensiones facilitan los movimientos entre carriles, o incluso el aparcamiento, y elementos como la dirección agilizan el proceso.

Sinceramente la e-NV200 es uno de aquellos modelos muy equilibrados, que no destacan especialmente en nada, pero que lo hacen todo bien. Su punto flaco es la circulación en autovía o autopista donde, como hemos comentado, el consumo se dispara y hay que tener planificadas las paradas para recargar. No obstante, en todas las circunstancias es cómoda de conducir, aunque a velocidades elevadas el aislamiento podría mejorar un poco y reducir el ruido interior.

La dirección es muy asistida y no transmite nada al conductor, algo beneficioso para una circulación urbana, pero no para una carretera secundaria. Pero hay que tener claro el objetivo de la e-NV200 y, por lo tanto, no se le puede pedir que tenga un cierto tacto deportivo.

La suspensión es blanda y lo que sí que noté es que tiende a rebotar bastante en el eje trasero, algo que puede incomodar a los ocupantes de las plazas traseras. Cabe decir que en ningún momento llevé a nadie en esas dos filas traseras, por lo que si se añade peso quizá ese efecto rebote disminuya.

Respecto a los frenos, tienen un tacto bastante natural a pesar de la regeneración y, para su uso, frenan de manera eficiente.

Conclusión

A día de hoy la Nissan e-NV200 sigue siendo el referente en cuanto a furgonetas eléctricas y, en el caso de la versión de pasajeros Evalia, añade ese plus para llevar hasta 7 personas, una solución perfecta para familias numerosas. Además, la practicidad y facilidad de uso son sus grandes bazas.

Su precio es de poco más de 37.000 euros, una cifra que puede verse reducida si se aplican ayudas públicas en la compra o descuentos de la marca o concesionario.

Si queréis saber más sobre esta Nissan e-NV200 Evalia u otros vehículos eléctricos, pasaros y participar en el foro de Electromaps.

Galería de imágenes