Me presento. Soy Francesc Mauri meteorólogo desde 1985 en la CCMA ( Corporación Catalana de Medios Audiovisuales ). Geógrafo y climatólogo de formación. En estas más de 3 décadas formándome y conociendo a fondo el llamado Cambio Climático o Calentamiento Global. Formo parte del final del desarrollismo en este país, pues nací en 1966. De pequeño, los coches me entusiasmaban. El añadir autopistas, carriles a la red vial general o la urbana era alucinante. Cuando empecé a conducir, aparcar encima las aceras, no respetar los pasos de peatones o acelerar cuando tienes que frenar 100 metros después, formaban parte de mi estilo. Creo que, de una parte importante de los conductores.

No voy a entrar en mi manera de afrontar el día a día en muchos aspectos pero, ahora entiendo que las cosas son muy diferentes, que las ciudades han de ser para las personas y, por tanto, una movilidad más respetuosa es imprescindible. No tan solo, en las ciudades, sino también en las carreteras y autopistas.

Hace unos 5 años, pasé del coche tradicional al eléctrico. Un Nissan Leaf 24 kW con unos 100 km reales de autonomía. Después cambié al de 30 kW con unos 150 km reales de autonomía. Hasta día de hoy he conducido en pruebas y de forma esporádica un Renault Zoe 40 kW, un Volkswagen e-Golf, un Nissan Leaf 40 kW o un Audi e-Tron durante 5.000 km de la grabación del programa “Globus Sonda”.

Me considero, por tanto, un conductor experimentado en la conducción de los VE. Han sido unos 200.000 km hasta la fecha. Unos 40.000 km anuales.

El pasado viernes 25 de octubre surgió la oportunidad para realizar un viaje de casi 700 km. Un viaje que requería necesariamente de coche, por motivos que no vienen al caso, hasta cerca de Guadarrama, en la Sierra Madrileña. Gracias a los amigos de Circutor, conocí a Josep Artés de Hyundai Terrassa, de Solmacar. El Hyundai Kona de 64 kW fue el vehículo de la prueba. El coche, esa noche, durmió en el Museo Nacional de la Ciencia y la Técnica de Cataluña, donde unos de los escritos de Oscar Wilde, en la fachada modernista, dice “El progreso es realización de las utopías”.

El vehículo eléctrico ha llegado para quedarse, utilizar sólo energías renovables y hacer más silencioso el transporte terrestre. En el museo disponen de un cargador Tipo 2 (Mennekes) de uso privado gestionado con el software de Electromaps y que cargó el vehículo perfectamente. Utilicé este punto ya que el parking comunitario de mi bloque de pisos donde tengo un cargador, la manguera es para el SAE J1772 del Leaf primera generación.

Antes de empezar este "Road trip", tenia que planear el recorrido y no hay mejor manera que hacerlo que con Electromaps, la mayor plataforma de movilidad eléctrica de Península Ibérica. En su mapa me indica todos los puntos de recarga de España, así como su estado, y es esencial para saber dónde recargar con total garantía. Además, también preparé el llavero RFID de Electromaps, una herramienta indispensable para todo conductor de vehículo eléctrico, ya que con este llavero podría activar puntos de distintos gestores de recarga con total comodidad.

Salimos de Terrassa con 435 km de autonomía en pantalla. El cuentakilómetros marca 7.600 km. Una temperatura de 14 grados.

Dos adultos y un niño. Tres maletas tipo cabina. Un peso total aproximado de 175 kilos adicionales. Son las 8.46 minutos y Android Auto nos da un recorrido de 6 horas y 50 minutos. Ya prevé las retenciones de viernes tarde al circunvalar Madrid por la tarde. Hasta la autopista, saliendo del casco urbano de la ciudad de 220.000 mil habitantes, son unos 6 minutos de tramado urbano. Despertando el día, la montaña de Montserrat, un macizo mágico de conglomerados, presagia un día sin sobresaltos meteorológicos.

A las 9.15, la media de consumo es elevada, con 18,6 kWh, pues la autopista C-16 es una auténtica montaña rusa. La temperatura es de 8 grados. Hemos recorrido 37 km a 110 km/h y la info de consumo nos da 393 km de autonomía. Es decir, recorridos respecto a la previsión de salida, 42 km. La información de autonomía restante, es sorprendentemente precisa.

A las 10.26 minutos paramos en la Estación de Servicio Ramell en Alcarràs, ligeramente al noroeste de Lleida.

Un cargador rápido, gestionado por Etecnic, nos carga hasta el 93%. El precio, espectacular, unos 0,20 cent el kW. La aplicación EV Charge activa el punto perfectamente. Otras veces había cargado en este punto, incluso con el e-Tron unos 75 kW de los 90 kW de capacidad y perfecto. Hasta este punto del viaje hemos recorrido 163 km y habíamos bajado hasta el 58%. La velocidad se ha situado en 110 km/h con el Control Cruise adaptativo (que gran invento). No tenemos prisa, quiero ir tranquilo, pues no me fío de las subidas de los puertos entre Zaragoza y Medinaceli y cojo la N-II entre Fraga y Alfajarín. A 90 km/h la autonomía se muestra espectacular. En Alcarràs he cargado 34 minutos.

A las 12.40 circunvalamos Zaragoza por la Z-40. La temperatura es de 18 grados, el consumo medio está en 13,8 kWh y, justo, empezando a subir el pequeño puerto de La Muela, la pantalla me da una autonomía de 198 km.

A las 13.59 horas llego a Ariza con 29 km de autonomía, 18 grados y 426 km de recorrido total desde Terrassa. Es decir, con 263 km desde Alcarràs donde salí con un 93% de carga y llego con un 9%. Me he zampado el 84% de la batería en las montañas rusas de la Ibérica. Con velocidades entre 85 y 120 km/h en función de subidas, bajadas y administración de carga hasta repostar en Ariza.

El cargador da 43 kW, rápido por tanto, hasta el 100% de carga, me indica 1 hora y 58 minutos.  Son 64 kW de capacidad, solo me quedaban unos 6 kW y los teóricamente 70 minutos se convierten en 120 pues del 80 al 100% se reduce el tiempo, como ya sabéis, para la protección de las baterías. El cargador es un Circutor, a prueba de todas las condiciones meteorológicas. Los observatorios del Sistema Ibérico dan unos extremos térmicos realmente potentes. Valores próximos a 15 bajo cero no son extraños en invierno. Cargacoches gestiona el punto. Funcionó perfecto, con la aplicación a un precio correcto de 0,39 eur/kWh. Digo correcto por los costes de potencia contratada (tema aparte el de las distribuidoras), mantenimiento y márgenes comerciales.

Cargamos hasta conseguir un 86% de capacidad. No queremos gastar más tiempo y creo que será suficiente hasta el destino en San Rafael, Sierra de Guadarrama, província de Segovia. Llegamos a destino con un 15%. A pesar de la bajada desde Ariza hasta Madrid, los 40 km finales hasta el Puerto de Guadarrama, penalizan.

Nos movemos 2 días sin problemas y con una buena carga de 4 horas en el centro comercial Espacio Torrelodones.

La noche previa al viaje de vuelta intento cargar del 77% que tenia hasta llegar al hotel y después de haber salido del centro comercial. Había calculado llegar con un Schuko al 83% y antes de partir a Terrassa, Barcelona, pero el responsable del hotel se olvida de conectarlo de noche...

Salimos a las 9.43 con el 77% y 333 km en pantalla, después de desayunar unos churros con chocolate en un emblemático bar de San Rafael, lleno a rebosar la fría mañana de domingo. La temperatura de 3 grados a las 07 h se ha recuperado hasta los 8 pocos minutos antes de las 10 horas. Android Auto señala 5 horas y 56 minutos con 677 km por delante.

En Guadalajara señala 244 km de range. Quedan, según el maps, 99 km hasta el punto de carga de Wenea en Medinaceli durante 56 minutos. Hago el recorrido a 90 km/h por la subida y así llegar con el máximo de carga y reducir tiempo de parada.

Punto estratégico. Al llegar, marca 42%, 185 km de autonomía y tiempo de recarga hasta el 100% del 80%. Hay dos cargadores que permiten la recarga simultánea. Sin embargo, ninguno conecta mediante la App. Llamo al teléfono y me atienden de maravilla. Me dicen que resetean a distancia. Me entra un sudor frío, bajo control. Conecto y funciona!! El precio 0,39 kW. Cargo una hora hasta el 93%, dejando los 29 minutos restantes. Marca 432 de autonomía. Felicito a Wenea.

Previamente había dejado al resto de la familia una hora en el núcleo histórico de Medinaceli. Sin duda, una maravilla de Soria y Castilla. Aprovechamos para comer.

Desde Medinaceli (Soria) y hasta Alcarràs (Lleida) la vuelta la realizo en las subidas a 110 km/h y el llano y bajadas a 120 o 125 km/h en algunos momentos. Hoy cogemos la autopista de peaje AP-2 entre Alfajarín (Zaragoza) y Alcarràs (Lleida).

Llegamos al punto de recarga con el 15% restante y 52 km de range. Hemos recorrido 300 km justos. Son las 17.37 minutos. De nuevo el cargador no falla y cargamos hasta el 49%. Son las 18.18 minutos. Quedan 162 km de ruta y la pantalla indica 195 km. Voy a apurar. La familia ya no aguanta.

Superamos el alto de La Panadella, empatando autonomía en pantalla y recorrido restante. Levanto el pie del gas durante el descenso. Llego a Igualada con 37 km de recorrido restante y 60 de autonomía. El Bruc vuelve a penalizar posteriormente.

El descenso es marcado y recupero para llegar a Terrassa sin problemas. Me queda el 12% y son las 20.06 minutos. Han sido finalmente 10 horas y 20 minutos de recorrido.

CONSIDERACIONES FINALES

Como siempre, dependerá de los diversos factores la valoración.

La utilización del coche era necesaria en este viaje por los desplazamientos en destino con una persona con necesidades especiales en otro vehículo.

  • Posibilidad A: Avión+coche de alquiler. Hubieran resultado, aproximadamente, con las ofertas valoradas unos 400 euros 3 personas.
  • Posibilidad B: AVE+coche alquiler. Sobre los 350 a 400 euros.
  • Posibilidad C: la elegida. 11 euros de un peaje + 15 euros en Ariza, 9 euros en Alcarràs, 22 euros en Medinaceli de Wenea, 0 euros en el hotel y centro comercial. Total: 57 euros.
  • Posibilidad D: coche alquiler combustión desde domicilio. 11 euros peaje+133 euros combustible+ 40 euros oferta coche alquiler. Se ha calculado gasolina a 1.30 euros gastando 6 litros a los 100km, con unos 1.700 km totales recorridos contando los numerosos desplazamientos alrededor de Madrid. Total: 184 euros.

Desde el punto de vista económico no tiene competidor.

Si vamos al tiempo de viaje, el avión y el tren son claros ganadores y, también la comodidad. El tiempo en coche es sumamente largo con las cargas. De los teóricos 5.50 en un viaje relámpago, sin levantar el pie del gas y parar, nada recomendable, pasamos a un viaje muy largo.

El mismo viaje, entre Barcelona y Alicante, con kilometraje muy parecido, hubiera sido mucho más rápido ya que el relieve es mínimo y, los 400 km de autonomía real, sólo hubieran necesitado de una única carga durante el viaje y una velocidad de crucero más alta.

Con 200.000 km a mis espaldas en vehículo eléctrico, mi opinión es que los vehículos de 40 o 60 kW ( 300 o 400 km de autonomía real) nos cubren ya el 95% de las necesidades de cualquier conductor que no sea un comercial, digamos intensivo en la carretera. En mi caso, por carretera, hacía 5 años y medio que no realizaba un viaje por carretera de casi 700 km ya que los realizó en avión o en tren.

En definitiva, el vehículo eléctrico no tiene competidor, salvo en el tiempo de recorrido en un perfil accidentado. Entonces, si necesitamos vehículo si o si, valoraremos alquilar uno con motor convencional. Otro cantar, son los Tesla, Audi e-Tron, los supercargadores y los puntos que empiezan a llegar de 150 a 350 kW. Todo ello en un próximo Road Trip.