Después de probar dos modelos híbridos enchufables, teníamos ganas de volver a uno completamente eléctrico, y no había mejor candidato que una de las grandes novedades de este 2020. Sí, hablamos del MINI Cooper SE, el primer MINI eléctrico que anticipa lo que podría ser el futuro de este icónico modelo.

Sobran las presentaciones cuando hablamos de Mini ya que, sin duda, es uno de los 3 modelos más emblemáticos de la historia del automóvil, un auténtico orgullo nacional para los británicos y el coche de Mr Bean. Su explosión se produjo a principios de los años 60 y duró hasta finales de los 90, con un diseño y tamaño que no cambiaron en nada. Pero ese modelo dejó de tener recorrido y, en 2001, bajo el paraguas de BMW, el diseñador estadounidense Frank Stephenson creó el modelo que conocemos a día de hoy y que claramente está inspirado en el modelo clásico. Hasta la fecha, el MINI se ha ido actualizando, pero siempre bajo los mismos parámetros en cuanto a diseño.

El colofón final a esta nueva generación MINI ha sido el propio Cooper SE, la variante 100% eléctrica que pretende anticipar lo que podrá ser la marca en los próximos años. Un modelo que sin duda sorprende por su buena dinámica de conducción y que claramente está enfocado hacia una movilidad urbana.

Diseño reconocible

Si por una cosa destaca el MINI es por su diseño exterior. Es un modelo característico y único, con unas formas que nadie puede igualar, por lo que al final se trata de un diseño que lo amas o lo odias, aunque esto último es difícil teniendo en cuenta toda la historia de este automóvil.

El Cooper SE mantiene el mismo esquema que las versiones de combustión, pero añade elementos diferenciales. Lo que más le identifica como la versión eléctrica es el colorido entre verde y amarillo que acogen algunas partes de la carrocería como los retrovisores, la parrilla frontal o las llantas. Éstas últimas destacan por un diseño diferenciador y exclusivo de la versión eléctrica que maximizan la eficiencia.

Además de estos rasgos, el frontal destaca por una parrilla cerrada con el logo de la versión, un logo que también encontramos en el lateral y en la parte trasera. El capó mantiene la entrada de aire del Cooper de combustión, aunque en este caso es una entrada falsa, puramente estética, ya que no necesita refrigerar. En la parte posterior del lateral del acompañante se ubica la toma de carga.

Otro detalle curioso del MINI es el diseño de las ópticas traseras, las cuales toman la forma de la bandera británica, una manera de hacer entender de que el modelo es un auténtico icono nacional.

Por lo demás, estamos ante un utilitario urbano que combina las formas redondas y rectas. Mide 3,84 metros de largo, 1,72 de ancho y 1,43 de alto, con una batalla de 2,49 metros, cifras contenidas pero ideales para moverse por la ciudad.

Interior clásico, pero modernizado

Otro aspecto característico del nuevo MINI es su interior. En las primeras unidades sorprendió por la ubicación del velocímetro en la parte superior de la consola central, una situación que recordaba al Mini clásico pero que en realidad era poco ortodoxa ya que se tenía que desviar la vista de la carretera en exceso. Es por eso que MINI modificó este aspecto, y ahora mantiene las mismas formas, pero con diferente ubicación.

Aunque primero de todo me gustaría hablar de su habitabilidad. En este sentido, es un MINI de tres puertas, y como tal no esperéis espacio a raudales. Las plazas delanteras son cómodas y la posición de conducción baja, tal y como me gusta a mí. Los asientos, en tela y cuero, recogen muy bien el cuerpo y aseguran un agarre lateral muy bueno. Ahora bien, las plazas traseras es mejor dejarlas para niños o para adultos de poca estatura. No es un coche ideal para ir cuatro personas, aunque lo podemos hacer esporádicamente. El maletero sí que me sorprendió para bien, y es que a pesar del tamaño, cuenta con 211 litros de capacidad, 731 litros si abatimos los asientos traseros. Además, tiene un doble fondo, dejando hueco para los cables de recarga en la parte inferior.

La calidad de los acabados está a la altura de lo esperado en un MINI, con materiales de buen tacto y bien rematados. No se aprecian crujidos ni nada que pueda denotar una mala terminación. No obstante, hay algunos elementos en plástico duro que podrían mejorar su aspecto. Por lo demás, la calidad percibida es satisfactoria.

Volviendo a la distribución de los elementos, ahora es mucho más estándar. En la consola central encontramos en la parte superior la pantalla (puede ser más grande en acabados superiores) que puede controlarse de manera táctil o bien con la ruedecita y botonera que tenemos justo al lado del freno de mano electrónico. Debajo de la pantalla encontramos los mandos del climatizador y, finalmente, una botonera de estilo palanquita donde se encuentra el encendido y apagado, el selector de modos de conducción, el control de tracción y los niveles del freno regenerativo. En la zona del túnel central tenemos un par de posavasos y la palanca de cambios.

Pero la gran novedad es la pantalla ubicada detrás del volante multifunción y de buen tacto. Esta pantalla cuenta con toda la información necesaria para la conducción y la batería, aunque se echa en falta (o no supimos encontrar) la información de consumo en tiempo real. Sí que ofrece el consumo medio a través de la pantalla de la consola central, pero no el instantáneo.

Autonomía urbana

Una de las cosas que quizá se le podría reprochar al MINI Cooper SE es su autonomía. Pero, digo quizá, porque primero hay que entender su filosofía para poder dar una valoración exacta. Y es que el Cooper SE es un vehículo completamente urbano, un concepto similar, aunque más sofisticado, que el Seat Mii electric, por lo que la autonomía de ambos modelos encaja perfectamente en su tarea diaria.

El MINI Cooper SE cuenta con una batería de 32,6 kWh, aunque usables son 28,9 kWh. Con ella, y según el ciclo WLTP es capaz de alcanzar los 234 kilómetros, cifra prometedora para su uso urbano. No obstante, y como acostumbra a ocurrir, la realidad es algo menos.

En condiciones reales de circulación y combinando todo tipo de vías, en nuestra prueba logramos un consumo medio de 14,1 kWh / 100 km, una cifra que nos acercaría a los 200 km de autonomía. No obstante, lo normal es llegar a los 180 km, aunque si abusamos de autovías o autopistas veremos como el rango disminuye. Y es que hasta 100 km/h los consumos son bajos y estables, pero a partir de esa velocidad, y como ocurre en todos los modelos eléctricos, el consumo empieza a crecer.

Pero MINI ofrece dos maneras de alargar la autonomía; la primera es el freno regenerativo, el cual está disponible en dos niveles, actuando el más elevado como un auténtico freno y utilizando un solo pedal para conducir. La segunda son los distintos modos de conducción (Green+, Green, Mid y Sport) que pueden aumentar o disminuir la autonomía, además de cambiar la respuesta del acelerador o del climatizador.

Con todo, cabe decir que la autonomía es buena si realizamos trayectos urbanos o metropolitanos, pero si nos aventuramos a realizar trayectos más largos, es donde este coche puede tener el inconveniente.

Para la recarga podemos utilizar una toma Tipo 2 de hasta 11 kW, o bien la recarga rápida en CCS, pudiendo cargar a una potencia de hasta 49 kW, lo que supone pasar del 20% al 80% en solo media hora.

Motor testado para una dinámica excelente

Con el MINI Cooper SE no se ha querido arriesgar mecánicamente hablando y se ha apostado por ponerle el mismo motor eléctrico del BMW i3s, el cual genera nada menos que 135 kW (184 CV) de potencia y 270 Nm de par.

Este motor proporciona una potencia inmediata y contundente, sobretodo en el modo Sport, y permite una aceleraciones, recuperaciones o salidas de curvas dignas de admirar. Además, el peso de solo 1.440 kilogramos ayudan a una mayor sensación de ligereza.

Sin duda alguna, o por lo menos para mí, la mayor virtud de este Cooper SE es su dinámica de conducción. Mantiene aquella sensación de kart de toda la gama MINI y se sienta muy ágil. No exagero si digo que, hasta ahora, es con el que mejores sensaciones de conducción he tenido. Sí, esto al final es algo subjetivo, ya que por ejemplo en mi caso me gustan los coches con posición de conducción baja y ágiles, pero también objetivo atendiendo al comportamiento de los elementos de conducción.

Por un lado ya hemos mencionado que el motor es excelente para este modelo, y además va acompañado de una dirección muy directa y comunicativa, incluso con un grado de dureza que refuerza la sensación de deportividad. Las suspensiones son de tarado firme y aseguran un paso por curva muy rápido y con prácticamente nada de balanceo. Sí que es cierto que esta firmeza puede perjudicar la circulación diaria, pero al final esto también es cuestión de gustos.

Sin duda donde más a gusto se siente el Cooper SE es en la ciudad, se mueve muy bien, ágil y con un tamaño perfecto. También lo hace en autovías, autopistas o rondas de circunvalación, pero, como hemos dicho antes, a partir de 100 km/h los consumos se resienten. No obstante, la insonorización es buena en todo momento. En estos ámbitos nos movimos casi siempre con el modo de conducción Green que es más que suficiente y además alarga un poco más la autonomía.

Pero donde más sorprende el Cooper SE es una carretera de curvas. Allí saca a relucir todas sus bondades dinámicas y realmente puedes ir muy rápido con él. Eso sí, los neumáticos eficientes encuentran el límite pronto, aunque las salidas de las curvas siguen siendo fulgurantes. En este caso vale la pena activar el modo de conducción Sport, ya que las reacciones son mucho más vivas e instantáneas.

Conclusión

En resumidas cuentas, si queréis un modelo eléctrico urbano, único, con una dinámica excelente y teniendo en cuenta su autonomía máxima y su espacio, el MINI Cooper SE es el candidato. Esos sí, el precio no es económico. Parte de los 33.950 euros en el acabado S, hasta los 41.000 del acabado XL, siempre sin contar posibles descuentos que aplique la marca o ayudas públicas. Nuestra unidad de pruebas estaba configurada con el acabado M, que parte de 36.500 euros.

Si queréis saber más sobre el MINI Cooper SE u otros modelos eléctricos, no dudéis en visitar y participar en el foro de Electromaps.

Galería de imágenes